SILLÍN ANTIPROSTÁTICO ¿ES ÚTIL O ES UNA MODA?

 

max-slr

El debate está abierto, para aclararnos las ideas nadie mejor que los profesionales de Clinisalud.

 “¡Con esto no se juega!” nos decía un paciente al hablar de este tema. Podemos invertir mucho dinero en distintas partes de nuestra bici, como en las calas, bielas, ruedas, etc.  pero no debemos olvidar la zona sobre la que recae todo el peso de nuestro cuerpo… EL SILLÍN.

 

Todas las arterias, venas y nervios que irrigan la región púbica, la región de nuestras piernas y pies pasan justamente entre el sillín y nuestros huesos de la cadera. Muchas veces las estamos comprimiendo y castigando, kilómetro a kilómetro, y sólo nos damos cuenta cuando aparece adormecimiento y dolor en la región genital, el pene, la zona del perineo, etc. Según el estudio realizado por el Dr. Goldstein y colaboradores en The Journal of Sexual Medicine en 2005, existe un riesgo relativo de padecer de disfunción eréctil 72% mayor en personas que pasan más de tres horas diarias en la bicicleta.

 

Anatómicamente cada ciclista es único. La localización de los isquiones (los huesos que contactan contra el sillín) es la misma, pero no la distancia entre ellos, y ya no hablemos de las diferencias entre hombres y mujeres. Las diferencias de sexo, distancia entre isquiones, la posición del sillín, la posición de pedaleo, etc. son variables a tener en cuenta a la hora de elegir un sillín antiprostático.

 

Estos sillines tienen una abertura en el centro del sillín para tratar de conseguir aliviar la presión ejercida sobre el perineo (situado debajo de la próstata en los hombres). Entonces la pregunta es la siguiente… “Si en ocasiones sufro adormecimiento genital o dolor en la zona… ¿solucionará este sillín estas patologías?”. La respuesta es que estos asientos que reducen la presión sobre el perineo, por tanto serían adecuados para tratar dicha patología. Ahora bien, tendremos que estar seguros de que es el sillín el que ha provocado estas dolencias, porque sino podremos aliviar el dolor durante nuestros paseos, pero quizás no hayamos encontrado el origen del problema.

 

Por tanto, si el dolor o adormecimiento aparece únicamente sobre la bici sí será adecuado. Por el contrario, si ese dolor es persistente en otras facetas de nuestra vida cotidiana, no deberemos pensar en un sillín antiprostático como solución única para el problema aunque pudiera aliviarnos en ese momento, tendremos que buscar la opinión de un experto que nos ayude a encontrar el problema y nos dé una solución.

 

Un sillín antiprostático podría ser la solución a los adormecimientos y/o dolores genitales, pero tienes que estar seguro de que el sillín está situado a la altura e inclinación correcta así como de que es el sillín lo que provoca esas patologías.

 

logo_clinisalud1

Compartir esta Noticia en

Publicar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *