Lumbalgia y ciclismo

lumbalgia

Desde hace tiempo montar en bicicleta ha sido un ejercicio recomendado para fortalecer músculos de las piernas, pero sin olvidar que no hace mucho por el fortalecimiento de la columna lumbar.

Es un deporte en el que el impacto articular es mínimo, pero aun así debido a la postura de la columna lumbar, en la cual se produce una inversión de la curva (perdida de lordosis fisiológica) y al permanecer en la misma posición durante un tiempo prolongado puede llevar a problemas musculares, los cuales derivan en dolor.

Aquí se produce un desequilibrio muscular, en el cual hay músculos que tiran de la pelvis hacia delante y por otro lado otros que tiran hacia detrás. A continuación vamos a ver cómo influyen varios de los músculos:

–       Psoas: es el músculo más importante en este tipo de  patología. Tiene origen en las 5 vértebras lumbares hasta insertarse en el fémur, teniendo acción de flexor de cadera. Es el  principal movimiento cuando estas en la bicicleta.  En ciclistas suele estar hipertónico, produciendo un efecto de bloqueo a nivel lumbar y pélvico, llevando a una anteversión de los iliacos.

–       Abdominales: son importantes en la estabilización lumbar, sobretodo el trasverso del abdomen. En la bicicleta suelen estar relajados, por lo que un trabajo específico de la musculatura abdominal sería recomendable para evitar que la pelvis se vaya tanto hacia anteversión y así prevenir un mayor sufrimiento lumbar.

–       Espinales: suele haber tendencia a sufrir contracturas en esta zona porque es una zona que apenas descansa y está sometida a una tensión constante al ir en bicicleta.

–       Cuádriceps: es el músculo que más se trabaja en el pedaleo y por su origen en el hueso iliaco también lleva la pelvis en anteversión.

Esta anteversión que adquiere la pelvis durante la práctica deportiva unido a la inversión de la curva lumbar de llevar el cuerpo hacia adelante, produce mucha tensión a nivel de la musculatura lumbar. Esto favorece la aparición de contracturas y con esto el dolor en la zona lumbar.

lumbalgia

 

TRATAMIENTO

Para evitar que durante la práctica y después de ella suframos dolores lumbares, habrá que hacer un trabajo específico, el cual  irá enfocado a trabajo de flexibilidad y movilidad articular, además de fortalecimiento de la musculatura abdominal y lumbar

–       Flexibilizar y movilizar la columna lumbar y la pelvis.

–       Trabajo de estiramientos de psoas y técnicas de terapia manual para tratar la retracción de éste.

–       Tonificación de la musculatura abdominal y trabajo del CORE.

–       Terapia Manual a nivel lumbar para quitar tensión en la zona.

–       Flexibilizar el cuádriceps en su inserción en la pelvis.

 

Alberto Sánchez Zapata

Fisioterapeuta y osteópata

LOGO hobys 72 - 300x300

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *