Factores psicológicos del ciclismo

ciclismo y psicología

Ciclismo y psicología

ciclismo y psicología

 

Dentro de la práctica deportiva del ciclismo, existen dos aspectos fundamentales que se influyen mutuamente: lo físico y lo psicológico. Muchos deportistas acuden a un entrenador o a un preparador físico para que les entrenen y preparen el cuerpo, y este profesional en ocasiones hace también labor de apoyo psicológico sin tener la preparación adecuada, pudiendo ser más contraproducente que beneficioso.

No cabe duda de que para obtener buenos resultados, es necesario un buen rendimiento y este  se consigue en base a un buen entrenamiento, tanto físico como psicológico. La psicología  no está restringida a la competición.

También es muy útil para personas que:

Practican deporte por diversión, sin afán competitivo. Si les gusta superarse y progresar, la psicología les va a proporcionar herramientas muy útiles, y si quieren simplemente seguir a su nivel, les ayuda a “pasarlo menos mal” cuando las circunstancias son adversas (lesiones, poco entrenamiento, etcétera).

Podemos realizar ejercicio físico por motivos de salud, tanto de forma preventiva como por prescripción médica. La psicología  contribuye a convertir en un hábito la práctica del ejercicio físico, solventando de esta forma la falta de motivación por el deporte en sí.

El entrenamiento mental se puede practicar a cualquier edad: desde los niños que eligen un deporte y empiezan a entrenar, hasta las personas mayores que necesitan hacer ejercicio físico para no quedarse anquilosados. Por supuesto, es muy útil en todos los deportes.

La mente influye en el ciclismo

Cuando entrenamos y el cansancio aparece, el dolor de las piernas cada vez se hace más insoportable y sientes ganas parar, descansar y dejarlo para otro día; pero te sobrepones y continúas. Es en este momento donde empieza la cabeza a controlar el cuerpo: las neuronas entran en pugna con los músculos y les ordenan aguantar hasta llegar a, prometiéndoles un merecido descanso. También puede ocurrir que un día te levantes con pocas ganas de entrenar y a pesar de ello, sacas del cajón el maillot, el culote, te calzas las zapatillas y sales a dar otra vuelta. Otra vez la mente está “pactando” con unas piernas perezosas, sabes que si sales este domingo estarás mejor preparado para el siguiente y aguantarás mejor la rueda de tus compañeros, mejorarás tu marca personal en alguna marcha o podrás afrontar un ciclomaratón en condiciones.

Autora: María José Charcos (Psicóloga)

LOGO hobys 72 - 300x300

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *