¿Cómo evitar los dolores ocasionados por el sillín?

El sillín es uno de los accesorios de mayor relevancia para hacer tus traslados en bicicleta seguros y cómodos. Sin importar la distancia de tus recorridos algo que deberás tener en cuenta para evitar molestias en el área pélvica (glúteos) es el tipo de asiento y su posición.

asiento_2

La altura del sillín es una de las cosas más importantes a tener en cuenta, ya que nos ayudará a tener una buena y estable posición de la cadera. Un error común al buscar una posición de pierna estirada (para evitar lesiones en las rodillas) es subirlo en demasía y dejar así la posición de la cadera demasiado vertical provocando que el sillín se clave directamente en la uretra y todo el tejido blando de esa región.

Aunado a ello, cuando las bielas están completamente en vertical en el punto muerto del pedaleo, todo nuestro peso recae sobre el asiento. La solución es probar bajarlo un poco hasta encontrar una altura más relajada para nuestra pelvis.

Un consejo para conocer la altura adecuada de tu sillín es pararte con la bicicleta a un costado y posicionar el tope del asiento a la altura de la cintura. Contar con el sillín adecuado es otro punto para tener en cuenta. Si tu asiento no es cómodo tus traslados no lo serán, pero ten en cuenta algunos consejos.

asiento_3

Los conocedores indican que, al igual que en una silla, una superficie plana y con cierta rigidez es más cómoda que una blanda y evita las incómodas rozaduras del acolchado. Además, un excesivo acolchado entorpece el pedaleo, puesto que empeora el equilibrio en el asiento.

Un sillín para bicicleta urbana debe ser acolchado de gel. Éste da mejores resultados que los tradicionales de espuma. En cuanto a la superficie la parte trasera del sillín es mejor que sea ancha que angosta ya que esto favorece la oxigenación de los genitales.

El ángulo del sillín también es un factor configurable al que hay que prestar atención, es importante su inclinación. Lo normal es tener el asiento completamente horizontal con la punta ligeramente levantada, pero podemos adaptar la inclinación hasta que no notemos dolores ni rozaduras, siendo esa la adecuada para nosotros (también la potencia adecuada es primordial para obtener una buena posición durante el pedaleo).

Recuerden que una posición cómoda evitará lesiones y con eso disfrutaremos de nuestros traslados en bicicleta por la ciudad, no es necesario comprar el asiento más costoso si no el que se adecue a nuestra anatomía.

Estas solamente son recomendaciones nunca sustituirán tú propia experiencia la cual sólo se obtiene en la calle pedaleando.

Fuente: utilidad.com, BTT blogspot.com

Fotos: sillines.es, larazalaraza.com

Compartir esta Noticia en

Publicar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *